La señora (2)

La primera charla se prolongo por horas, ambos tuvimos que llamar a nuestras casas e inventar alguna escusa. El ambiente en mi oficina era denso y caliente, creo que en esas horas tome mas café y fume mas que nunca. Juntos estuvimos viendo ahora si con total libertad algunos sitios Leer más…

La señora

Una vez salimos, fue piola estuvimos transando en un boliche nos matamos con la franela y quedamos en vernos, la cosa prometía, yo de ella tenia las mejores referencias sobre lo trolita que era y esas cosas según comentarios de algunos conocidos y de su ex novio con el que Leer más…

Un cliente más

Mi nombre es Raquel, hace ya algún tiempo, que me dedico a contactar con hombres y mujeres a cambio de dinero para satisfacer los placeres que o son fantasías o sus parejas no son capaces de realizarlas. No puedo hablar de un precio fijo, porque cada cliente quiere una cosa Leer más…

Ashly

Era el final de la tarde de un viernes, estaba sentada esperando que mi marido volviera a casa del trabajo, porque estaba hambrienta y preparada para salir. Estaba leyendo algo ligero y acababa de darme una paseo por la casa cuando de repente se abrió la puerta y entró Steve. Leer más…

Conversión al placer

Me siento acorralada. Me observo en el espejo que has colocado frente a mí, y maldigo el día en que accedí a probarte. Tú, condenadamente hermoso, eras mi esclavo. Besabas mis pies con delicadeza extrema, ansiabas solamente mis suspiros de placer. Singularmente bello, tu cuerpo estaba enteramente a mi servicio, Leer más…

El caballito de sade

Estaba atardeciendo en la comarca y las sombras otoñales del castillo avanzaban amenazantes sobre el pequeño poblado que lo rodeaba. El Marqués estaba paseando ansioso por sus aposentos a la espera de un “juguete” muy especial prometido por un artesano extranjero. Finalmente su lacayo interrumpe las cavilaciones para anunciarle que Leer más…

Travesuras con Mariana

Llevaba rato mirándola. Bailaba sola en medio de la pista de manera sensual, contorneando su cuerpo al ritmo del tecno merengue o la salsa que iban sonando. Tenía puesto un vestido amarillo que destacaba sus formas: insinuaba sus senos y era marcado por sus pezones, su precioso y paradito trasero. Leer más…