Conversión al placer

Me siento acorralada. Me observo en el espejo que has colocado frente a mí, y maldigo el día en que accedí a probarte. Tú, condenadamente hermoso, eras mi esclavo. Besabas mis pies con delicadeza extrema, ansiabas solamente mis suspiros de placer. Singularmente bello, tu cuerpo estaba enteramente a mi servicio, Leer más…

El caballito de sade

Estaba atardeciendo en la comarca y las sombras otoñales del castillo avanzaban amenazantes sobre el pequeño poblado que lo rodeaba. El Marqués estaba paseando ansioso por sus aposentos a la espera de un “juguete” muy especial prometido por un artesano extranjero. Finalmente su lacayo interrumpe las cavilaciones para anunciarle que Leer más…

Travesuras con Mariana

Llevaba rato mirándola. Bailaba sola en medio de la pista de manera sensual, contorneando su cuerpo al ritmo del tecno merengue o la salsa que iban sonando. Tenía puesto un vestido amarillo que destacaba sus formas: insinuaba sus senos y era marcado por sus pezones, su precioso y paradito trasero. Leer más…

Cómo siempre

Mi mujer y yo hemos alcanzado un entendimiento difícil de igualar y encontrar entre otros semejantes, porque nos entendemos a las mil maravillas cada uno en su papel. Ella como siempre, ejerciendo de dominante y yo, como siempre, de sumiso cornudo. Y así, por ejemplo, cuando estamos acostados en la Leer más…